jueves, 22 de enero de 2009

CARAS DE TRISTEZA





Hola a tod@s de nuevo. He estado perdida durante unos días...un poco largos pero ya estoy aquí.
Queía compartir con vosotros una experiencia que tuve hace unos meses, en mi viaje a Berlín que ya os he comentado en alguna ocasión, visité el Museo Judío. Una de las salas es muy amplia tanto en ancho como en alto con las paredes diáfanas, y el suelo repleto de "caritas" de metal que pisas al entrar a la sala, y que emite un ruido tipo "llanto" al chocar una con otra. Algo estremeedor

11 comentarios:

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO dijo...

Un lugar así debe estremecer. Al igual que cuando visitas un antiguio campo de exterminio.

bienvenida de nuevo. Te echaba de menos.

besos

Duncan de Gross dijo...

Si que debe estremecer, ufff, rebienvenida!!

Pato´s dijo...

Debe realmente estremecer hasta el alma un lugar asi, bienvenida amiga!

Besitos Silvia que tengas un bello día:)

MONICA dijo...

Si, ya lo creo, solo viendo esos rostros metálicos te entra frio y estremece. Una experiencia interesante conocer el museo con tus fotografías.

Muchas gracias por tus letras, me alegra volver a verte. Un abrazo

Juancar dijo...

Hola Silvia!!! Unos días??? Se ma ha hecho muy largo...
Lo cierto es que solo el pisar estas caritas debe dar una impresión,uff y encima el ruidito.

Un besazo y me alegro estes de vuelta

Alatriste dijo...

Una de esas caras seguro que es la mía. Me alegro de tu vuelta y ojalá tu rostro sólo tenga dibujada una gran sonrisa. Besos y a ver si hablamos, sí. Cuídate.

Lourdes dijo...

Pues a mí que me ha parecido un siglo lo que has estado por ahí perdida, Silvia...
jeje.

Y lo de pisar las caras debe ser, cuanto menos, escalofriante...
Buff...
Aunque, claro, es una forma de conseguir el efecto que se busca, no? Estremecer.

Un beso, y a seguir por aquí, eh?

Ronini dijo...

silvia , qué tal linda, ?? gracias por pasarte por mi diario y ...porecharme en falta me ha llegado al corazón...

qué curioso lo de hoy.., me ha pusto los pelos de punta, me gustan las pelis de terror, pero creo que me estremece más este sitio que stephen king..

Juan Escribano Valero dijo...

Hola Silvia: No se si iré algún día a Berlin pero si voy seguro que en ese museo no entro.
Me alegra que ya estes al pie del cañon y gracias por tu visita.
Un abrazo

danae rain dijo...

También estuve allí. La torre del Holocausto es conmovedora igualmente. Todavía se me ponen lo pelos de punta. Gracias por visitarme. Te añado a mi blog, ya te dije que me encantan tus fotos y tus comentarios. Un besito

Merce dijo...

Hola Silvia
Qué alegría que hayas vuelto.
Sólo de leer tu post se me ha puesto la carne de gallina. Qué mejor escenificación.
Un beso